NUESTROS VALORES

COMPROMISO

Sin el compromiso de nuestros abogados con las necesidades de nuestros abogados y con la práctica del Derecho, no se entiende nuestra firma. Nuestro compromiso es firme, tenaz y cierto con aquello que nuestros clientes necesitan.

LEALTAD

Ser leales a nuestros clientes no sólo viene impuesto por las exigencias más mínimas de nuestra profesión, muy al contrario, la lealtad con el cliente pasa a ser un requisito imprescindible. Y es no puede ser desconocido que entre el abogado y su cliente debe de existir un parámetro de lealtad que permita la práctica del Derecho y la consecución de los objetivos profesionales con el nivel de éxito esperado, y ello es llevado hasta sus últimas consecuencias en nuestra firma.

PROACTIVIDAD

La concepción del Derecho como una materia flexible, que no determinada y encorsetada, sin olvidar una aplicación estricta y rigurosa de la legislación, hace que el nivel de éxito de nuestra práctica sea absolutamente insuperable.

RESPETO

El respeto no sólo como valor profesional, sino como elemento que debe de regir las relaciones entre las personas en una sociedad como aquella en la que vivimos y desarrollamos nuestra práctica, es una exigencia sin la cual no se concibe la práctica de nuestros abogados.

INCLUSIÓN

La práctica de nuestra profesión como una forma de integración de aquellos colectivos más desfavorecidos, entre otros aspectos a través de una importante labor probono, nos hace estar orgullosos y sentirnos como elemento vertebrador de la sociedad en la que desarrollamos nuestra práctica profesional.

DISCIPLINA E IMPLICACIÓN

Sin la disciplina e implicación de todos nuestros profesionales el alto grado de éxito que procuramos en nuestra actividad no sería tal. Por ello cada uno de nuestros miembros entiende que el riguroso conocimiento de la materia en la que actúa, la disciplina y la implicación en las necesidades de nuestros clientes, son absolutamente innegociables.